Bolinhas de Portugal

Publicado por Verónica Serrano el jueves, 4 de octubre de 2012 a las 4.10.12

Este año hemos estado en la playa en Huelva, muy cerquita de Portugal (un día cruzamos el Guadiana para pasar la tarde en tierras lusas porque a los cachorritos les hacía ilusión ir a otro país, qué ricos).
El caso es que en la playa, a diario, pasaban vendedores de "bolinhas de Portugal", como promocionaban ellos a gritos: "¡¡¡¡Booooolinhas!!!!" o "¡¡Bolinhas de Portugal!!, ¡con crema y sin crema!, ¡con chocolate!".
Genial.

Y como a la cachorrita le encantan los dulces, el papá de los cachorritos decidió que, con esa excusa, un día merendarían bolinhas de Portugal.
Estaban muy buenas, la verdad. Eran bolas grandes (lo de bolinhas que, sin tener ni idea de portugués, presumo que es el diminutivo de bolas -o sea, bolitas- no es más que un eufemismo) de una masa bastante parecida a la de los donuts, pero sin el agujero y bien rebozaditas de azúcar. Muy parecido a los donuts de pastelería, no a los envasados.



Así que, después de la segunda merienda "bolinhera", decidí que a la vuelta rememoraríamos las tardes de playa cocinando unas bolinhas en casa.




Cómo preparar bolinhas de Portugal caseras



  • 500 g. de harina de fuerza
  • 250 ml. de leche
  • 80 gr. de azúcar para la masa y algo más para rebozar las bolinhas después de fritas. 
  • 12,5 gr. de levadura fresca. 
  • 60 gr. de mantequilla en pomada. 
  • 1 huevo 
  • 1 cucharada de extracto de vainilla
  • 1 pizca de sal 
  • Aceite de oliva para freír

  1. Para que la masa sea más jugosa y aguante más tiempo en condiciones, he recurrido, una vez más, a la técnica japonesa del tang-zongh:
    Mezclamos 50 g de harina en 200 ml de leche. Removemos con unas varillas procurando que no queden grumos.
    Ponemos el cazo al fuego medio hasta que obtenga una textura como de bechamel fina. No paramos de remover en todo el tiempo para evitar que se agarre al fondo.
    Dejamos templar un poco antes de continuar con el resto de la preparación.
  2. Amasamos el tang-zhong junto con el resto de los ingredientes -salvo el aceite de oliva-.
    Para ello podemos usar el programa de amasado (o amasado más levado) de nuestra panificadora o el correspondiente a la Thermomix (espiga) o la My Cook (amasado).
    El objetivo, en cualquier caso, es obtener una bola de masa lisa y brillante que dejaremos levar en un lugar resguardado de las corrientes de aire y cubierto por un paño limpio, hasta que doble su volumen.
  3. Volcamos la masa sobre la superficie de trabajo y amasamos ligeramente para desgasificarla.
    Estiramos la masa con un rodillo hasta dejarla de unos 2 cm. de grosor y cortamos círculos con un aro metálico -o con un vaso, si no tenemos-
    Reservamos, una vez más, tapadas con un trapo limpio para que no se resequen.

    Tip: podemos mojarnos las manos en aceite para que la masa no se nos quede pegada. Así será más fácil de trabajar.

  4. Dejamos reposar nuestras bolinhas unos 40-50 minutos.
  5. Ponemos una sartén o un cazo con abundante aceite de oliva a calentar. Ten en cuenta que las bolinhas deben sumergirse totalmente en el aceite para cocinarse bien.
  6. Freímos las bolinhas en tandas pequeñas para que no se peguen y para que el aceite no se enfríe demasiado.
    Según las sacamos, las vamos depositando sobre un papel absorbente para que suelten el exceso de aceite.
  7. Finalizamos rebozándolas con azúcar.
¡Ya tenemos la merienda lista! Ten cuidado no te quemes porque estoy segura de que te va a resultar difícil esperar a que se enfríen para probarlas, ¡son deliciosas!



Pero el truco para que sean excelentes es conseguir que tu hija de cuatro años se levante con ganas de ayudarte a cocinar, haga las bolitas con sus manos y te ayude, luego, a rebozarlas con azuquitar mientras se rechupetea los dedos y se pone bien pegajosa la cara. Infalible.



Otros dulces deliciosos, especiales para cocinar con los niños:
  • Cake pops. O vistosos chupacups de bizcocho.
  • Mug cake de Nutella. Un bizcocho dentro de una taza que se cuece en el microondas: los niños pueden hacerlo todo ellos solitos.
  • Galletas de dos colores. Déjales que utilicen su imaginación para darles forma.


Comparte

7 comentarios :

  1. QUE BUENO .. con buttermilk tiene que quedar muy tierno.. me encanta esta receta y no tardare a probarla- gracias
    besos
    alimonia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te guste. Yo también tengo fichadas alguna de las tuyas ;)

      Eliminar

    2. De facto resultou numa receita muito apetitosa.
      Já agora, como portuguesa, permitam-me esclarecer:
      As bolitas da praia são as chamadas "Bolas de Berlim" em Portugal; possivelmente bolitas de Potugal para atrair os turistas.

      Retirei a seguinte informação da wikipédia e permito-me dar-vos a receita retirada do blog Sabor Intenso. Aí poderão ver as fotos ou simplesmente procurarem no Google por: Bolas de Berlim


      Bola de Berlim


      Bola de Berlim portuguesa.
      Berliner, bola de Berlim alemã.

      As bolas de Berlim são fritas e polvilhadas com açúcar, antes de serem recheadas com o creme pasteleiro. As suas congéneres alemãs têm um diâmetro um pouco menor e são normalmente polvilhadas com açúcar mais fino.

      Em Portugal, é possível encontrar bolas de Berlim na maioria das pastelarias, que, por vezes, também as apresentam sem recheio. São muito consumidas nas praias do sul do país.




      [editar] Na Alemanha e no mundo a versão alemã da bola de Berlim é denominada Berliner Pfannkuchen (bolo berlinense de frigideira), Berliner Ballen (bola de Berlim) ou simplesmente Berliner (berlinense), fora de Berlim. É confeccionada com uma farinha doce com fermento, frita em óleo ou outra gordura, recheada com compotas e polvilhada com açúcar em pó. Por vezes, são também recheadas com chocolate, champanhe ou licor advocaat, ou apresentadas sem qualquer recheio. O recheio é injectado com uma seringa grossa, após a fritura, não sendo visível antes de o bolo ser trincado ou partido.

      Para além dos nomes referidos, existem ainda outras variações regionais de bolas de Berlim na Alemanha. Apesar de a maior parte das regiões as chamarem Berliner (Ballen), os habitantes de Berlim, Brandemburgo e da Saxónia conhecem-nas como Pfannkuchen, designação utilizada no resto do país para panquecas.

      ...........
      Nos países de língua inglesa, são conhecidas genericamente como doughnuts e são normalmente recheadas com compota. Nos Estados Unidos da América, são sobretudo conhecidas como Bismarcks. Na Austrália, o termo berliner também é utilizado, sendo o recheio aplicado após um corte transversal.

      ...........................
      Receita de Bolas de Berlim

      Os ingredientes são de uma receita portuguesa, mas o modo de preparação são de uma revista alemã.

      Ingredientes para 12 a 15 bolas de berlim:

      15 gr de fermento de padeiro
      1 dl de leite
      350 gr de farinha
      60 gr de manteiga
      50 gr de açúcar
      Raspa de 1/2 Limão
      1 pitada de sal fino
      1 ovo
      1 colher de sopa de Aguardente
      Óleo para Fritar
      Açúcar para polvilhar
      Doce de ovos para o recheio
      Preparação Tradicional:

      1. Desfaça o fermento no leite morno e junte os restantes ingredientes, amasse bem até a massa se despegar das mãos.

      2. Coloque a massa num alguidar tapado com película aderente e com um pano e deixe levedar cerca de 30 m até dobrar o volume (pode por ao pé de um aquecedor).

      3. Depois esvaziar a massa dar a forma de uma bola e esticar com um rolo.

      4. Depois com um copo pequeno fazer as bolas e colocar num tabuleiro para levedar mais um pouco cerca de 30m (elas aumentam de volume mas não o dobro).

      5. Colocar ao lume um tacho com bastante óleo.

      Agora na fritura é que está o segredo, a temperatura do óleo não pode estar muito quente (deve estar mais ou menos 170º) para elas não fritarem rapidamente senão não crescem e podem ficar cruas por dentro, vai-se virando as bolas com um garfo até estarem douradas por igual, elas na fritura aumentam de volume.

      Escorrer e passar ainda quentes pelo o açúcar.
      Depois com uma faca dar um corte e rechear.

      Bom Apetite.





      Eliminar
    3. ¡Hola, GraÇa!
      Aunque no entiendo muy bien el portugués, te agradezco tu aportación.
      Evidentemente, estas bolinhas no tenían vocación de ser las tradicionales portuguesas; eran más bien un intento de recordar, con mis hijos, los buenos ratos de playa veraniega.
      En cualquier caso, gracias por la receta más tradicional que me das. En cuanto pasen las fiestas navideñas, no te quepa duda de que las probaré.
      Muchas gracias.

      Eliminar
  2. Miro el enlace y entro a ver esta receta, compruebo que en fechas muy parecidas estuvimos en Huelva y pasamos a Portugal. No sé tú, pero yo fui a mitad de septiembre de 2012. Vamos, casi igual. No comí esto pero sí que disfruté de un pulpo que desde entonces quiero hacer y aún no me he atrevido con él. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agosto, Marisa, nosotros tenemos que pasar las vacaciones en agosto por motivos laborales. Mucha gente, no queda otra, pero no pienso quejarme.
      Un beso, guapa.

      Eliminar
  3. Una maravilla! Siempre que podemos nos vamos hasta Portugal a pasar unos días, claro que nosotros lo tenemos mucho más cerca ;) La repostería portuguesa es simplemente un vicio de los gordos, todo está buenísimo. Un beso!

    ResponderEliminar

Gracias por visitar nuestra cocina, siéntete como en tu casa. Espero que encuentres la receta que estás buscando; si no es así, no dudes en hacernóslo saber.

Lamentablemente, por falta de tiempo, este blog no participa en cadenas de premios ni similares, aunque te agradezco de corazón si has pensado en mí y en mi blog para ello.